SUSTANTIVOS CONCRETOS Y ABSTRACTOS

Podemos clasificar los sustantivos de acuerdo a cómo los percibimos en concretos y abstractos.
Los sustantivos concretos son los que percibimos mediante nuestros sentidos, es decir, que los podemos ver, tocar, oler, escuchar, saborear...

Por ejemplo:
Podemos ver: mar, nieve, niña, mamá,...
Podemos tocar: pelota, tela, zapato,...
Podemos oler: perfume, comida, flor,...
Podemos escuchar: música, gritos, voz,...
Podemos saborear: pan, helado, fruta, galletas,...

Observa:
Los animales llegaron al bosque para dormir tranquilos.
Animales y bosque son sustantivos concretos.
Los sustantivos que no se pueden percibir por los sentidos se llaman abstractos.
Se usan para nombrar ideas o valores que existen, pero no se ven, tocan o escuchan.

Son sustantivos abstractos:
Amistad, limpieza, alegría, responsabilidad, amor, paz, sabiduría...

Observa estos ejemplos:
La verdad siempre triunfa.
Se necesita la justicia para sembrar la paz.
Verdad, justicia y paz son sustantivos abstractos.